Opinión

Ilaix y el Barça sufren, sus «asesores» gozan

Foto: FC Barcelona

El caso de Ilaix Moriba es el único capaz de romper la notable calma que logró el presidente Joan Laporta en Can Barça, tras unos últimos años convulsionados con más escándalos vinculados a la antigua dirigencia que buenas nuevas.

Ni siquiera los «inconvenientes» de la inscripción del nuevo contrato de Messi generaron tanto estrés como los problemas para la renovación del canterano, blanco fácil en la vorágine de críticas por parte de los culés. Pero, ¿realmente es su culpa? ¿Decide Ilaix su futuro?

Está claro que no. Lo dijo miles de veces Adrián Sánchez en Más Que Pelotas, el jugador siempre mantuvo la voluntad de firmar y seguir. Su única intención es defender los colores de su amado Barça, pero no depende de él. Son sus «asesores», incluyendo al padre, quienes están «a cargo» del asunto. El tema es si realmente son conscientes del daño que le hacen a la figura de Ilaix.

«Ilaix es un jugador a quien le queda un año de contrato y que no quiere renovar de acuerdo a las condiciones que le ofrece el club. Sabe mal, pero por encima de todo está el club, y no nos puede echar este tipo de pulso. Me gustaría que el jugador y quienes lo llevan recapacitaran», esbozó Laporta durante la presentación del lateral brasileño Emerson. Unas palabras que quizá no sentencian, pero que sí dejan muy mal parados al jugador y su entorno.

Haciendo un recuento, todo coincidió con el cambio de agencia de representación, ahora a cargo de la firma alemana Rogon, con Roger Wittmann y a Brais Lorenzo a la cabeza. Antes de la llegada de los nuevos agentes, era Stellar Group, empresa que dirige el mediático Jonathan Barnett, quien llevaba las negociaciones relacionadas con Moriba, también con Lorenzo al frente.

Las grandes figuras del Barcelona están rebajando la mitad de su salario debido a la actual situación económica, herencia del «Bartorosellismo». Si lo hicieron los Messi, Piqué, Busquets, cómo pretenden los representantes de Ilaix exigir cantidades que ahora mismo no son asumibles, menos aún para un jugador que apenas está dando sus primeros pasos dentro de la elite. Promete, y mucho, eso no se puede esconder, pero como tal sus ingresos deben corresponder a su propio crecimiento.

Ya sabemos que con Bartomeu el dinero no era problema. Se hizo fiesta y se pagaron sumas que hoy generan un dolor de cabeza a la Junta Directiva del club. He ahí el detalle. Para fortuna del Barça, ellos ya no están.

La situación parece insostenible a estas alturas. Imaginemos el escenario: el club y el jugador llegan a un acuerdo y renuevan. Partido en el Camp Nou, Montjuic o en el «Johan Cruyff», con público. ¿Cómo lo recibirán? Los aficionados son ciclotímicos, pero haría mucho daño algún reproche, como ya los tiene en redes sociales. Que se dé lo mejor.

Por Yair Ruiz – @RuizYair

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: