Crónicas

CONDENADOS A LA RESIGNACIÓN

Ayer se daba otra noche grande en Europa. Duelo de dos titanes entre Barça y Juventus, rencuentro histórico entre Messi y Cristiano; en fin, todos los ingredientes para que los culés disfrutasen de su equipo en esta cita mágica de la Champions. Lo único que falló ayer sobre el césped del Camp Nou fue el Barça, una vez más. El equipo ofreció una nueva noche esperpéntica en Europa que nos traen recuerdos de las últimas de Lisboa, Liverpool o Roma. El Barça recibió un 0-4 y se dejó arrebatar el primer puesto del grupo ante una Juventus que pasó por encima del Barça que estamos acostumbrados a ver últimamente, un equipo sin recursos y lo que es peor; sin alma.

Dos goles de Cristiano de penalti, uno en la primera parte y otro en la segunda, y otro de McKennie sentenciaron a los blaugranas. Con un 0-2 en el Juventus Stadium, al Barça le bastaba con evitar la derrota por diferencia de tres goles en el marcador, pero no lo hizo. De esta manera, los culés caen a un segundo puesto que les complica la vida y de qué manera. En el bombo de octavos, el rival del Barça estará entre los siguientes equipos: Bayern de Múnich, Manchester City, Liverpool, PSG y Chelsea. Casi nada.

Los de Koeman tenían la posibilidad de hacer un pleno en la Champions que habría aliviado el desastre que está siendo el equipo también en Liga. Pero lejos de ver a un Barça con hambre y con ganas de reivindicarse, vimos a un Barça vacío y que obliga a los culés a resignarse con su equipo esta temporada que salvo sorpresa mayúscula será en blanco.

Además, ayer, los amantes de echar la culpa de todos los males del club a Messi se quedaron sin argumento. Leo fue el mejor del equipo y la única amenaza en ataque, aunque no estuvo fino en la definición, se vació y demostró una vez más sobre el terreno de juego que mientras esté aquí mostrará el compromiso que mostró desde el primer día.

El de ayer no fue un partido para centrarse e individualidades pero hay un nombre que merece ser destacado y ese es el de Riqui Puig. El canterano salió en la segunda parte con ese hambre que hace falta en el equipo y que ayer también faltó. Malacostumbrados a ver pasividad en los jugadores, al sentir las ganas que transmitía este muchacho, el culé se volvía a ilusionar aunque fuese solo por unos segundos. En menos de media hora demostró que se merece muchos más minutos y dejó en evidencia a un Koeman que se empeña en no apostar por el que ahora mismo es nuestro mejor mediocampista.

Otra idea de Koeman en la que está empeñado y que cada vez es más cuestionado por la afición y por la propia plantilla es la utilización 4-2-3-1 como único esquema en todos los partidos. Con el doble pivote, se ha visto que el equipo es incapaz de tener la presencia en el medio del campo que debería tener un equipo como el Barça que basa su juego en el dominio que se genera en esta zona del campo. El entrenador volvió a asegurar que este esquema es el mejor para los jugadores de lo que dispone, pero lo que está claro es que el 4-2-3-1 cada día está más en el aire.

Una noche mágica de Champions que se convirtió en un nuevo esperpento europeo. El Barça nos dio una nueva razón junto a la irregularidad en Liga para resignarse de cara a esta temporada y para dedicar nuestras únicas esperanzas para que venga una nueva directiva en enero que reviva a un equipo que a día de hoy no da señales de vida.

DAVID REDONDO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: