Análisis F.C.Barcelona Opinión

Es mejor mirar hacia atrás

Las imágenes pueden estar sujetas a derechos de autor.

Sobre Xavi, Busquets, Piqué y Jordi Alba.
Sobre la comida, las películas y los viajes.

Uno de los mayores retos de Xavi Hernández en su regreso a Barcelona era gestionar las personalidades del vestuario. El egarense se enfrentaba a la tarea de competir, enseñar y dejar ir dependiendo del jugador del que se hablara. Ahora que llega su primera temporada completa se deja ver qué esa gestión de personalidades y de egos está siendo valiente y mucho más exigente de lo que algunos podían vislumbrar.

Hablar de lo rezagados que puedan quedar Piqué, Jordi Alba o Busquets (en menor medida) es poner en perspectiva lo que estos tres jugadores han sido para el equipo y la institución. A mí nunca me ha gustado meter a Alba en el mismo saco simplemente porque por talento e historia hecha no ha llegado a dónde los otros dos estandartes sí. Sin embargo, en este texto los vamos a meter al mismo saco porque los tres, sin profundizar mucho, nos evocan al pasado. A las épocas bonitas o ¿por qué -casi- siempre es mejor mirar hacia atrás?

Acuérdate de esa película que por primera vez la viste en el cine, acuérdate de esa comida que era tan buena que cuando te la imaginas aún la saboreas o de ese viaje que tiene tintes mágicos. Bueno, pues si buscas un recuerdo algo más fiel a la realidad, menos purgado, y vuelves a ver esa película desde el sillón de tu casa o a pedir esa comida que tanto te gustó, no es tan bueno como en el recuerdo, o devolver la mirada a ese viaje no todo fue perfecto como lo pensabas. Por alguna razón, las cosas (y las personas) son mejores en el pasado, por eso las películas no son tan buenas como las de antes, las camisetas retro de futbol emocionan más que las nuevas, a los jugadores ya no los hacen como los de antes y la música de ahora (así en general) no es música. Lo cual nos lleva a extrañar esas cosas tan banales pero emocionalmente conectadas, sean esas o jugadores de fútbol con quién nos vimos crecer mutuamente.

Y extrañar viene del latín extraneare, que se refiere a lo ajeno o lo de fuera. De ella se deriva lo extraño, lo extranjero hasta que pasó de percibir ‘lo raro’ a echar de menos. Volviendo a los ejemplos anteriores echamos de menos esa película, esa comida o ese viaje hasta que volvemos a ellos y los empezamos a ‘extrañar.’ O como con Piqué, Busquets y Jordi Alba sin irse ya los extrañamos (los vemos como algo ajeno) sin saber si llegaremos a echarlos de menos. Pobres actuaciones deportivas, actitudes poco profesionales o exigencias económicas que no encajan con nuestro concepto y narrativa de «juegas en el club de tu vida».

Al final cuando se tira del hilo de la nostalgia ya no hay vuelta atrás, pero peor es tirar del hilo y encontrarte con que está roto. De Piqué, Busquets y Jordi Alba aún tenemos hilo pero ya roto. Sigue siendo mejor mirar hacia atrás.

Por: Aina Canales

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: