F.C.Barcelona Liga Santander Opinión Real Sociedad

¡Cálmate culé: estamos sólo en el principio!

El Barça en medio de reacciones ambivalentes y problemas interminables

Tras el debut en LaLiga frente al Rayo las críticas al equipo blaugrana fueron ensordecedoras: todos culpables, nadie excluido. Si hay un momento de la temporada en el que por lo menos los errores pueden ser tolerados es en el principio cuando las piernas de los jugadores no son sueltas y ágiles, la táctica del entrenador aún no está introyectada por los nuevos fichajes y la química de equipo no es perfecta. El Barcelona vivió un verano (que aparentemente aún no ha terminado) lleno de dudas e incertidumbres, elementos que inevitablemente afectan a la serenidad de un conjunto que es consciente de estar llamado a escribir la historia: relanzar definitivamente un club glorioso, un compromiso para nada fácil. Laporta y Xavi literalmente están haciendo lo imposible por restaurar el Barça. El Man City de Pep, campeón de Inglaterra, no lidera la Premier League, mientras que Tonali reveló que en el vestuario del Milan, campeón italiano y actualmente tercero en la Serie A, hay un sentimiento de satisfacción que está afectando los primeros partidos. Tanto los mancunianos como los milaneses son grupos más listos que los catalanes, y si ni siquiera ellos son muy brillantes en la primera parte de esta alocada temporada, que empieza a toda prisa y luego será interrumpida, ¿por qué debería serlo el joven Barcelona de Xavi?
No es un exceso de justificacionismo, es sano realismo. Del mismo modo, tras el encuentro en Anoeta hubo un abuso de triunfalismo por parte de muchos, no todos afortunadamente, por la cosas positivas que llenaron los ojos y los corazónes culés, brevemente: Eric García alentador, Baldé al abordaje, Pedri exquisito, Lewandowski implacable y Ansu Fati suntuoso. Analizando bien el partido hay que decir que los blaugranas estuvieron realmente brillantes sólo pasada la hora de juego y gracias a los cambios correctivos debidos a una acertada lectura táctica por parte de Xavi que corrigió el errado once inicial. Además de Jong – increíble su error (y también la baja reactividad de su reacción) que costó el empate txuri-urdin – no es un pivote y si ter Stegen resultó fundamental para el resultado final significa que hubo errores en la fase defensiva.
Es lícito y comprensible regocijarse pero aún queda mucho por arreglar.
No son críticas feroces, simplemente la búsqueda de aquella perfección inalcanzable que todos los equipos por lo menos deben anhelar para pensar en triunfar.
Y entonces cálmate culé, el Barça no estuvo tan nefasto y nefando en el Camp Nou contra el Rayo así como no estuvo tan deslumbrante ante la Real; la perfección está en los detalles y Xavi y el conjunto necesitan tiempo para trabajar en ellos y no críticas exasperadas o exaltaciones en exceso.
In medio stat virtus decía Aristóteles, en el medio está la virtud.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: