Opinión

No es pesimismo, es Ronald Koeman

Foto: Miguel Ruiz – FC Barcelona

Es muy difícil montarse en el barco de la ilusión mientras Ronald Koeman sea entrenador del FC Barcelona. Tras el bochornoso partido ante el Getafe, el enésimo en la era del neerlandés al frente del equipo culé, queda claro que la temporada pinta que será muy larga.

Viendo cómo se movió el mercado de fichajes hasta ahora, incluyendo la salida de Leo Messi, el Barça es como un niño regañado que ve desde la ventana de su cuarto cómo sus compañeros juegan en el parque. Aún con el baúl repleto de juguetes, no sabe cómo aprovecharlos.

En otras palabras, el pesimismo que invade a gran parte del barcelonismo no tiene nada que ver con que el Real Madrid esté a punto (o no) de fichar a Mbappé, que el Manchester United logró la vuelta de Cristiano Ronaldo o que el PSG se haya llevado a Messi. Lo que desilusiona es que el equipo cuente con una plantilla llena de talento, entre jóvenes y veteranos, y que el entrenador tenga que sacar un delantero para meter a un central y así defender un resultando ante el Getafe y en el Camp Nou. Es el Barça, amigo Koeman, no es un equipo de la parte baja de la tabla que debe cuidar los puntos para no descender.

Ya no es un tema de corregir errores. No se puede arreglar algo cuando se cree que no está dañado. Esa es la filosofía de juego del ex-entrenador de Países Bajos. Así ve el fútbol y está bien, no es un pecado, pero creo que no es compatible con el Barcelona.

Pensar que Koeman recapacitará durante el parón de selecciones es pecar de inocente. Si no lo hizo en los meses de vacaciones, dudo mucho que cambie su forma de entender el juego. Se tiene o no se tiene.

Ni hablar de los jóvenes que esperan su oportunidad para demostrar (o no) que tienen madera para estar en el primer equipo y ser la punta de la lanza en la recuperación de un estilo que está vigente. Durante el duelo ante el Getafe, el neerlandés le dio entrada a Nico y a Gavi en detrimento de los lesionados Sergi Roberto y Braithwaite. De inmediato se notó el cambio de ritmo en el mediocampo. No es muy difícil.

Mención aparte para varios jugadores. Entre ellos y el principal señalado: Antoine Griezmann. El francés lleva un inicio de Liga muy discreto, con cero aporte ofensivo y sin justificar el rol que debe tomar luego de la salida de Messi (ya no menciono que es el futbolista que más cobra en la plantilla). Antes lo “opacaba” el ’10’ argentino. ¿Y ahora? Por ahora, Memphis fue quien tomó la batuta del equipo.

Ojalá que el rumbo cambie. Cuerpo técnico y jugadores deben dar un salto de calidad para hacer creer en que será una temporada de muchas felicidades. No más lo de tres centrales para cuidar resultado, más defenderte con la pelota, apostar por ella, más participación de los jóvenes (de los que tantos te jactas en rueda de prensa).

Por Yair Ruiz – @RuizYair

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: