Crónicas

“LA PRIMERA DE UNA NUEVA ERA”

Ayer volvimos a vencer, a alzarnos con un título, a sentirnos campeones. Ayer el FC Barcelona, tras vencer en la final al Athletic Club de Bilbao, levantó la Copa del Rey. La trigésimo primera de la historia del club pero, como dice el lema, “La primera de una nueva era”.

“Volveremos a ganar”, decía el lema al que nos acogíamos hasta ayer y al que tanto hemos acudido en noches terroríficas en los últimos años que es mejor no recordar. Sí, hasta ayer, porque ayer lo hicimos, volvimos a ganar un título después de casi tres años sin hacerlo.

Muchos pueden considerar desmedida la celebración por esta Copa, pero hay que echar la vista atrás para apreciar la magnitud de este título. No hace tanto caíamos 2-8 contra el Bayern y hace todavía menos dábamos por hecho que esta iba a ser una temporada de transición sin títulos. Y hoy, tenemos ya uno en el bolsillo y hemos cogido impulso para conseguir la Liga y un doblete increíble. Pero increíble literalmente, porque quién nos iba a decir a principios de temporada que ahora íbamos a estar en la situación en la que estamos.

Algo ha cambiado en Barcelona y eso se nota, ha vuelto la felicidad. Y parte de la culpa de esto la tienen dos personas imprescindibles para esta vuelta a la felicidad: Joan Laporta y Ronald Koeman. Uno desde la presidencia y otro desde el banquillo, han hecho posible el cambio de era. Ambos iban a ser criticados ilógicamente en caso de haber perdido la final y ambos deben ser felicitados cuando se ha ganado. Desde la llegada de Laporta se respira de otra manera en Can Barça, el club es más reconocible y más respetado por todos. Por su parte, Koeman se quiso subir a un tren descarrilado y a base de esfuerzo lo ha devuelto a la vía. En su laboratorio, el holandés ha conseguido devolver la competitividad a la plantilla con dos mezclas: trabajo y disfrute por un lado, experiencia y juventud por el otro. Ronald es uno de los nuestros, es puro barcelonismo.

Que la felicidad ha vuelto al Barça se puede ver de muchas maneras, pero la más representativa es ver la sonrisa de Leo Messi. Ayer el argentino, aparte de ser el MVP de la final, levantó su primera Copa del Rey con el FC Barcelona. Durante toda la noche, no podía esconder su inmensa felicidad de conseguir ese título con la camiseta que ama y que, gracias a este cambio de era, parece que seguirá llevando con orgullo. Ayer los culés no podíamos evitar sonreír cuando Messi levantaba la Copa con una felicidad inmensa, su sonrisa es la nuestra.

Estamos ante una nueva era en el Barça y, después de una de tanto sufrimiento, ya nos lo merecíamos. Aún queda mucho trabajo, pero ayer conseguimos “la primera de una nueva era”.

DAVID REDONDO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: