Opinión

TRAS LOS PASOS DE BUSQUETS

Se lleva ya tiempo hablando del sustituto de Sergio Busquets. Sus cualidades tan peculiares hacen que reemplazarlo sea una misión casi imposible. Y menos acudiendo al mercado. Ahora, en el Barça B, hay un chaval de 19 años que está llamando a la puerta para coger el testigo

Aún conservo un recuerdo nítido del debut de Busquets. El Barça de Guardiola estaba naciendo y habían empezado la temporada con mal pie, perdiendo en su primer partido de liga en campo del Numancia. Desde ese momento, ya había algún que otro atrevido que se arriesgaba a pronosticar que ‘el Pep’ no estaba preparado para ser entrenador del primer equipo. Ilusos.

El Racing de Santander visitaba el Camp Nou en la segunda jornada. Se suponía un partido plácido, el típico encuentro que sirve para redimirse cuando anteriormente no te han salido las cosas bien. Pues nada más lejos de la realidad. El Barça, a pesar de jugar muy bien al fútbol, no pasó del empate a uno. El resultado fue lo menos, ya que todos sabemos lo que vino después. La sorpresa y lo más importante de aquel día estuvo en el once que sacó Pep Guardiola. En este aparecían dos nombres inéditos hasta el momento para el aficionado culé: Pedro y Busquets. Me voy a detener en este último. En esa misma temporada, ese joven enclenque acabaría quitándole el puesto a Yaya Touré, disputaría como titular la final de la Champions y, un año después, sería pieza clave en la España campeona del mundo. Casi nada.

Ha pasado más de una década desde su debut aquel día ante el Racing y, desde entonces, el peso centrocampista catalán en el engranaje blaugrana no ha hecho más que crecer. Busquets es la columna clave sobre la que se ha cimentado toda la estructura del Barça. Debido a sus cualidades tan peculiares, buscarle un sustituto ideal es una misión imposible, o al menos eso parecía. Y más después de comprobar que De Jong, aunque sea un grandísimo jugador, no cumple con las funciones que aporta el de Sabadell.

EL RELEVO ESTÁ EN CASA

Pero, ¿y si por fin se hubiera encontrado a su sustituto? Hablo de Nico González, un chaval nacido en 2002, todavía juvenil, y que está sorprendiendo a todos con sus actuaciones en el Barça B de García Pimienta. Al igual que ‘Busi’, Nico también llama la atención por su físico. Roza los 190 centímetros y pesa 83 kg. Es un corpachón que se mueve con la agilidad y el desparpajo de los centrocampistas bajitos que han dominado el panorama futbolístico en los últimos años.

Aunque su posición siempre había sido la de interior, la lesión del Jandro Orellana hizo que Pimienta lo viera como el recambio ideal para el pivote. Tanto es así, que Orellana ha vuelto, y Nico sigue intacto en el mismo sitio. Ahí ha encontrado un ecosistema perfecto para explotar sus cualidades. Se impone en los duelos defensivos gracias a su físico y a su instinto de ‘futbolista de calle’ para intuir cuándo meter el pie y robar limpiamente el balón. También es todo un experto en hacer controles orientados y en mover su cuerpo para sacar ventaja de los rivales, ya sea protegiendo el esférico o girando sobre sí mismo para salir de presiones.

Nico tiene muchas cosas innatas, traídas de fábrica. Eso es precisamente lo que hacen de él un futbolista especial que, aunque se haya criado en una escuela tan metódica como La Masía, posee una calidad diferencial que no se entrena. No sabemos dónde estará su techo, pero lo que sí es seguro, es que pronto lo veremos en el primer equipo aprendiendo del mejor de los maestros: Sergio Busquets.

EMILIO VALENZUELA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: