Información

EL BARÇA SIGUE AGARRADO A LA LIGA

Los culés siguen sin encontrarse y cada vez es más evidente la necesidad de dar paso a futbolistas como Riqui Puig y Ansu Fati. Con ellos sobre el césped, el Barça juega a otra cosa y sí es un equipo reconocible.

El Barça no tiene margen para poder equivocarse. Debe de contar como victoria cada partido hasta el final de liga. En la noche de ayer, los culés consiguieron los tres puntos a pesar del empeño del Athletic por impedirlo. El equipo bilbaíno llegó al Camp Nou con las ideas muy claras y dispuesto a hacer daño a la espalda con las carreras de Williams. No fue hasta el minuto setenta y uno, cuando Rakitic pudo batir por fin, a un gran Unai Simón. La entrada de Riqui Puig y Ansu Fati cambió el rumbo del encuentro.

UN ATHLETIC MUY SERIO

Al Athletic parece no haberle pasado mucha factura este parón. El conjunto vasco llegaba al Camp Nou sin conocer la derrota en esta vuelta a la competición. Con un esquema muy definido, los de Garitano cerraban todos los huecos por dentro y salían rápido cada vez que robaban la pelota. Arriba estaba Williams dispuesto a correr siempre al espacio que había a la espalda de Piqué y Lenglet. El Barça no era capaz de encontrarse y la primera ocasión fue para los ‘leones’. Unai López puso una falta al segundo palo que obligó a intervenir a Ter Stegen.

Los de Quique Setién seguían insistiendo en jugar por dentro, pero la falta de frescura a la hora de mover el balón, facilitaba las cosas a una muy buena defensa del Athletic. Sin hombres que amenazaran por fuera, el Barça se embotellaba una y otra vez en el borde del área. Como si de balonmano se tratara, los culés movían la pelota de un lado a otro, pero sin superar líneas. En la primera mitad no dispusieron de ocasiones claras. Lo más cerca del gol que estuvieron fue en dos disparos lejanos de Suárez y Busquets.

Mientras, el Athletic seguía a lo suyo. Robar y salir rápido, esa era la consigna de los chicos de Gaizka Garitano. Fue así, precisamente, cuando llegó la ocasión de Williams. En un balón largo, el delantero vasco se midió en velocidad con Piqué y consiguió sacar un disparo que acabó en el lateral de la red. El Athletic sí parecía encontrarse en un Camp Nou vacío. El Barça sigue sin convencer y jugando con una parsimonia que dificulta superar a cualquier equipo que esté bien plantado.

LA ENTRADA DE LOS CHAVALES

La segunda mitad fue bien distinta. En el minuto cincuenta y seis, Riqui Puig saltaba al campo en sustitución de un Arthur sin mucha transcendencia. El canterano dio otro ritmo al encuentro. Realiza cada disputada con la máxima intensidad, y mueve la pelota con una velocidad diferente a la del resto de centrocampistas del Barça. Sus pases iban a otro ritmo y el equipo también. Con este sobre el césped, los desplazamientos dejaron de ser siempre de lado a lado. Riqui se gira, arriesga, y filtra pases entre líneas para romper defensas y encontrar a un Messi que, con él en el campo, no necesita bajar para recibir. El diez se beneficia de tener interiores que hagan el trabajo de superar adversarios, para así poder recibir ya en posiciones de finalizar jugada. Riqui Puig ofrece aquello que el equipo pide a gritos. El catalán realiza las funciones que quedaron vacantes tras la marcha de Iniesta.

EbO5H0RWsAA6pQd
Riqui y Ansu demostraron, otra vez, que merecen mucho más protagonismo en el equipo.

En el minuto sesenta y cinco se realizó un doble cambio. Ansu Fati y Rakitic, entraban en lugar de Griezmann y Busquets. Estos dos futbolistas fueron definitivos para cambiar el rumbo de un partido cada vez más decantado para los culés. El Athletic ya no salía como en la primera parte, y todos sus despejes se convertían en un nuevo ataque blaugrana. Ansu Fati aportó la amenaza exterior que Griezmann no puede dar. El canterano, abierto en banda, encaraba y obligaba a moverse en exceso a una defensa que hasta entonces había estado casi inmóvil. Con Riqui y Ansu, el partido se jugaba a otro ritmo. Tanto fue así, que después de una jugada de Messi, Rakitic acabaría por fin con una sequía que parecía prolongarse. El Barça abrió el marcador en el minuto setenta y uno, después de 192 minutos sin goles. Con la frescura y la forma de entender el juego de los chavales, llegaron los mejores minutos de los de Setién. Después del gol, Messi estuvo a punto de marcar en dos ocasiones que se marcharon por centímetros. Y Ansu Fati estrelló el balón en el palo después de un rechace de Unai Simón. No se movería el marcador y el Barça sigue agarrado a La Liga. A pesar de todo.

 FICHA TÉCNICA

FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Arturo Vidal, Sergio Busquets (Rakitic, 65’), Arthur (Riqui Puig, 56’); Messi, Suárez (Braithwaite, 85’), Griezmann (Ansu Fati, 65’)

Athletic Club: Unai Simón; De Marcos, Núñez, Yeray, Balenziaga; Unai López (Dani García, 57’), Vesga; Lekue (Capa, 69’), Sancet (Raúl García, 78’), Córdoba (Muniain, 57’); Williams (Villalibre, 69’)

Gol: 1-0, Rakitic (71’)

Árbitro: Gil Manzano. Tarjetas a Sergio Busquets (32’), Unai Núñez (62’), Rakitic (90’)

Espectadores: A puerta cerrada en el Camp Nou

EMILIO VALENZUELA 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: