Información

EL CAMINO DE ARTETA ;

Trazar un comienzo no es tarea fácil, sobre todo cuando los mimbres no son tuyos, y lo haces en una carrera ya casi en la mitad de la misma. Mikel Arteta tomó una decisión valiente haciéndose cargo del Arsenal en un momento en el que el club de Londres deambula por la Premier, mientras el, estába cómodo y bien valorado junto a Pep Guardiola en el banquillo del City. Insisto en la dificultad de la decisión por dos motivos fundamentales. El primero de ellos, por la situación estructural del los Gunners, y el segundo, por la evitable comparativa tanto con Guardiola, cómo con Wenger, que hacen continuamente desde los medios de comunicación, ávidos de nuevos mesías, así como las redes sociales y su indiscutible peso en nuestra sociedad. Vayamos por partes, comenzamos con el primer caso.

Arteta es un buen conocedor de la casa. Es una figura respetada y querida en el Emirates. Como buen conocedor de la misma, sabe de la inestabilidad que muestra tanto el equipo como la entidad en estos últimos años. Como muestra un botón… La temporada pasada, el equipo lucha hasta la última jornada por entrar en puestos Champions ( recordar que lo tuvo en la mano). Juega la final de la Europa League, donde en los primeros minutos se muestra incisivo y protagonista, hasta que aparece Hazard…. La temporada, dada la dinámica de las anteriores, es considerada como positiva para el comienzo de un proyecto sólido. Se llega a hablar, como dice el propio técnico, de prolongación de contrato de Emery. Esta temporada comienza bien, hasta que a partir de un par resultados negativos consecutivos, todo se viene abajo, como un castillo de naipes. Problemas de diferente índole, y un club que tras la construcción del nuevo estadio, debe hacer cuentas a cada paso. Sólo movimientos puntuales, y carentes de continuidad coherente. Un ejemplo, Pepé, proveniente del Lille, y sus 80 millones este verano, cuando las necesidades por carencias mostradas, indicaban inequívocamente, que los refuerzos debían haberse enfocado en la parte de atrás del equipo. Y no me vale solo David Luiz, cómo se ha visto, insuficiente y cada vez más lejos de su mejor nivel mostrado. Aún así, los mimbres mencionados no son del todo insuficientes pero, tengo la sensación que Arteta se adapta a ellos, lejos de lo que a él le gustaría desarrollar a su gusto y forma. Debe empezar a construir sobre un edificio en el cual el no es el arquitecto, sabiendo que la paciencia no es un elemento que caracterice al fútbol profesional de hoy en día. Pero el Arsenal dada la situación, se ve obligado a tenerla, primero por coherencia con su decisión, en segundo lugar, porque es uno de los suyos, y eso en la grada pesa, no debe tirar la dirección del club más piedras contra su propio tejado. Primer punto, incomodidad e incertidumbre.

Segundo punto, las expectativas debidas a las comparaciones. Es tentador para buscar el titular, la portada, en otros foros el tweet del día, la atención viral…. El Arsenal ha mostrado esbozos alentadores con respecto a sus últimas puestas en escena con Emery (máximo respeto por mi parte para el donostiarra). Pero son solo eso, esbozos, pinceladas que marcan el inicio de un trabajo que debe ser a largo plazo. Cabe señalar que el Arsenal ha perdido puntos en partidos donde había tomado la delantera y ha mostrado la misma incapacidad de cerrarlos que en su etapa anterior, y un preocupante desempeño en los últimos minutos de los encuentros que en ocasiones parecen quedarle largos. Ahora bien, dichos esbozos positivos disparan los deseos de inmediatez de quien no entiende que las comparaciones se deben hacer de manera justa para ambos participantes en dicha práctica. Optimismo desmesurado o trending en redes sociales del tipo #artetaout muestran las tendencias extremas en las que vivimos, también llevadas al fútbol. Por no mencionar a Wenger, que a pesar de sus erráticos últimos años (con alguna FA Cup en el bolsillo), es una absoluta leyenda, indiscutible, y no solo en la dimensión perteneciente a su club. Mikel debe empezar a escribir su camino, y ha decidido hacerlo en un momento y en un entorno lleno de dudas e incertidumbre. Hoy en día el resultado debe ser un refuerzo, que ayude a conseguir el objetivo ( a base de la tranquilidad y confianza que da conseguir cada semana el estímulo positivo que suponen los tres puntos en juego), construir una identidad, un modelo de juego acorde a la idea de su entrenador con jugadores adaptables que lo puedan plasmar en el césped de manera natural, y eso no se consigue en un mes, y a veces ni en diez… Veremos cuánto tarda Arteta, paciencia….

Fotos: vía Twitter

Fran Nieto Entrenador Nacional de fútbol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: